Bomarzo, el jardín de los monstruos

ℹ️ Nuestros lectores mecenas acceden a todos los contenidos de la revista en un entorno sin publicidad. ¿Te sumas? 👥 Registrarse

El Teatro Real redescubre, a través de la ópera homónima, la novela con la que el duque Orsini consiguió la inmortalidad

Por Pilar Ortega © 2017 / Dicen que Salvador Dalí, cuando supo de la existencia del Parque de los Monstruos de Bomarzo, quiso comprar la esculturas renacentistas que jalonan sus jardines porque allí, hace casi 500 años, nació, según él, el surrealismo… Pero esa vez el artista catalán no consiguió salirse con la suya.

Bomarzo es una hermosa localidad del centro de Italia donde se encuentra ese jardín histórico y “surrealista” del que tuvo noticias Dalí. Es un espacio nacido en pleno Renacimiento italiano que, en principio, no tendría mayor valor que el meramente monumental, gracias a las enigmáticas y caprichosas estatuas que mandó levantar allí el duque Pier Francesco Orsini. Sin embargo, este lugar nacido para el ensueño se hizo inmortal gracias a la pluma del argentino Manuel Mujica Lainez (1910-1984), que dio a luz una novela imprescindible para la historia de la literatura universal, cuyo título reza simplemente Bomarzo, y en la que se inspiró para firmar después un libreto para una ópera con idénticos tema y título.

Hasta el Teatro Real

Escena de la ópera Bomarzo, dirigida por Pierre Audi, en el Teatro Real de Madrid
Escena de la ópera Bomarzo, dirigida por Pierre Audi, en el Teatro Real de Madrid

Precisamente, la reciente puesta en escena de la ópera Bomarzo en el Teatro Real de Madrid ha recuperado y puesto de actualidad un libro, una historia y un escenario que habían quedado injustamente relegados con el paso del tiempo, por mucho que Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Roberto Bolaño, Fernando Vallejo y otros autores contemporáneos la hayan calificado como “obra maestra”. Así que celebremos la resurrección de Bomarzo, una ocasión a la que también se ha sumado la Biblioteca Nacional con una exposición sobre documentos relacionados con el mundo que tanto fascinó a Mujica Lainez para armar su novela, a la que dedicó tres intensos años de su vida.

Publicidad

El Teatro Real ha hecho un gran esfuerzo para poner en valor la ópera Bomarzo, cuya música es del argentino Alberto Ginastera (1916-1983), uno de los más importantes compositores latinoamericanos del siglo XX. Ha sido una decisión digna del  mayor de los elogios, ya que la última representación que se hizo en Europa de esta ópera fue nada menos que en 1976, en Londres, después de su estreno oficial en Washington en 1967La obra fue prohibida en la Argentina del presidente Juan Carlos Onganía , quien impidió su estreno en el Teatro Colón de Buenos Airespara resguardar la moralidad pública”, hasta que en 1972 soplaron vientos mejores y la ciudad natal de Mujica Lainez pudo disfrutar de la misma.

La soledad del duque

el duque Pier Francesco Orsini
El duque Pier Francesco Orsini

Evidentemente, Bomarzo es una pieza fundamental en el mundo operístico latinoamericano y, por tanto, la puesta en escena en el Teatro Real ha sido todo un acontecimiento, también más allá del Atlántico. El director de escena Pierre Audi ha concebido un espacio claustrofóbico para resaltar la soledad del protagonista, Pier Francesco Orsini, ya torturado al final de su existencia, y el director de orquesta alemán David Afkham estuvo al frente del Coro y la Orquesta del Teatro Real y de un reparto encabezado por John Daszak, quien ha dado vida al duque italiano.

En la ópera, el duque Pier Francesco Orsini aparece como un personaje de cuerpo y mente deformados que, para buscar la inmortalidad, bebe lo que él cree una pócima mágica, pero que en realidad es un veneno que le quitará la vida. En sus horas de agonía, Orsini rememora los episodios más relevantes y traumáticos de su existencia en un escenario donde los espectros de piedra son el reflejo de su espejo interior, tenebroso y oscuro.

Pero vayamos por partes, porque la figura de Pier Francesco Orsini (1523-1585), más conocido como Vicino Orsini, merece algo más que dos líneas. Descendiente de una de las más ilustres y, durante siglos, la más poderosa de las familias reales italianas, heredó el ducado de Bomarzo siete años después de la muerte de su padre, gracias a la intercesión del que después sería Papa Paulo III. El duque era un reconocido militar, pero en 1550 puso fin a la carrera de las armas para retirarse a Bomarzo, donde se rodeó de los más reconocidos artistas y literatos. Por sus venas latía la sangre de cuatro papas y de 18 santos y beatos y, evidentemente, entre sus parientes figuraban también señores de la guerra y distinguidos cortesanos, por lo que conocía bien las intrigas del poder y la psicología de quienes lo ejercían.

Realidad y ficción

Entrada a Bomarzo, el Parque de los Monstruos
Entrada a Bomarzo, el Parque de los Monstruos

Manuel Mujica Lainez, que visitó Bomarzo un día de verano de 1958, concretamente el 13 de julio, se inspiró en Vicino Orsini para dar cuerpo a su magnífica y seguramente mejor novela, pero le otorgó unas cualidades (”contrahecho, cínico e intrigante”) de las que, seguramente, carecía el duque de carne y hueso. En cualquier caso, lo que sí logra el también autor de El laberinto y El unicornio es componer un atractivo y minucioso retrato del Renacimiento italiano a través de las evocaciones y confesiones del duque. Por ejemplo, hay alusiones históricas, entre otros sucesos, al nacimiento de Miguel Ángel Buonarrotti, a la coronación de Carlos I de España, a la batalla de Lepanto (con una breve aparición de Cervantes), a la Reforma protestante o a las costumbres de papas y personajes de la época. Y aparecen ciudades como Florencia, Roma, Venecia o Nápoles.

La novela, además, está narrada en primera persona y, por ello, cobra verosimilitud que el duque Orsini tuviera un cuerpo deformado, jorobado y cojo o que poseyera un rostro agraciado y unas delicadas manos en las que lucía un anillo de Benvenuto Cellini. El lector siente como propias la humillación ejercida por un padre que se avergonzaba de él, las vejaciones a que le sometían sus hermanos, las traiciones de sus amigos, la soledad… y, así, la vida del duque se va poblando de pesadillas, alucinaciones y monstruos.

Publicidad

Siete cuadernos de notas negros y un cartapacio con los manuscritos de Bomarzo dan fe, en la casa-museo de Mujica Lainez en El Paraíso (Córdoba, Argentina) de su gran tarea de investigación documental, entreverada con varios viajes a Bomarzo.

Viaje a Bomarzo

Pero ahora nos vamos a ir hasta el escenario real de Bomarzo, a pasearnos por el Parque de los Monstruos real, el que mandó construir, a mediados del siglo XVI, junto al castillo de su propiedad, el príncipe Pier Francesco Orsini. Quería estatuas extravagantes y gigantescas talladas en la piedra, por lo que éstas salen a la vista del paseante, unas veces de entre los árboles, otras desde los parterres, a menudo escondidas en los arroyos. Tienen un aspecto grotesco y terrible y representan seres mitológicos y de la fantasía.

Los sobresalientes arquitectos Pirro Ligorio y Jacopo Vignola se limitaron a atender los extraños deseos de este Orsini, que estaba completamente enajenado en ese momento por la reciente muerte de su esposa, Giulia Farnese. Para hacernos una idea de que no escatimó recursos ni medios en este empeño, baste decir que Pirro Ligorio, uno de sus diseñadores, fue el sustituto de Miguel Ángel en la basílica de San Pedro, en el Vaticano.

📩 Con la Newsletter de Lecturas Sumergidas no te perderás ninguna de nuestras novedades. Suscribirse

Para llegar a Bomarzo tenemos que alcanzar la provincia italiana de Viterbo, en la región de Lacio, y alcanzar el municipio de Bomarzo, a unos 90 kilómetros al norte de Roma, donde se halla el que fue inquietante feudo histórico de la familia Orsini. La localidad está en un lugar apartado junto a los montes Ciminos y dominando la ruta de Orte. Y a sus pies, semioculto por la densidad del bosque, nos encontramos con el también llamado Parque de las Maravillas o, en palabras de Alberto Moravia, “un Luna Park en piedra”.

Seres irreales e imposibles

El dios Neptuno en el jardín de Bomarzo
El dios Neptuno en el jardín de Bomarzo

Hay que recordar que, entre 1552 y 1580, escultores y arquitectos fueron tejiendo en este “parque temático” una estructura de seres irreales e imposibles que se fue adueñando del verde natural del lugar, junto a un castillo renacentista de exquisita factura arquitectónica. Dicen que Pier Francesco Orsini pretendía domesticar la naturaleza y hacerla a su medida, aunque finalmente quedara prisionero de sus propios deseos. De lo que no cabe duda es de que Vicino Orsini era un hombre intelectual y exquisito que buscó refugio en este espacio mítico anhelando la belleza que, según algunos, no le otorgó la vida.

Al entrar a este bosque sagrado y solitario, una inscripción advierte al viajero de que se va a introducir, como Alicia, en un mundo de maravillas. Nos encontramos con estatuas de Jano, Saturno, Neptuno y Hércules; con una tortuga que se envalentona con una ballena, con un altar con las tres gracias, con un elefante con el cuerpo de un gladiador que rinde homenaje a Aníbal; con una gigantesca cabeza de piedra que invita a adentrarse por su abierta boca, con un minotauro, con una sirena alada… Y todas las esculturas llevan inscripciones, mensajes que condensan el sueño intelectual y filosófico de este Orsini que hizo realidad esta fantasía pétrea cuando ya se encontraba malherido.

Durante cuatro siglos el también conocido como bosque sagrado de Bomarzo quedó abandonado, hasta que en 1954 la propiedad fue comprada por Giovani Bettini, quien decidió recuperar este lugar excepcional, considerado hoy inmortal gracias a la literatura y la ópera. Unos años antes, el escenario había despertado el interés de surrealistas, dadaístas y patafísicos, como Breton, Cocteau, Dalí o André Pieyre de Mandiargues, hasta que en 1949 un desconocido Michelangelo Antonioni grabó un documental sobre el parque.

Publicidad

Unas memorias divididas

Un monumento de la literatura la novela de Mujica Lainez y un jardín monumental el de Pier Francesco Orsini. Cuando se le preguntó al escritor por qué no escribía sus memorias, ya que su vida también estaba jalonada, como la del duque italiano, de encuentros y personajes interesantes, él respondió que Bomarzo eran sus memorias. Y es que Mujica Lainez  se adueñó de la memoria de Orsini y la deformó hasta lo irreconocible en aras de la inmortalidad.

ℹ️ Nuestros lectores mecenas acceden a todos los contenidos de la revista en un entorno sin publicidad. ¿Te sumas? 👥 Registrarse

Los que no hayan tenido aún la fortuna de acceder a este gran festín literario están de enhorabuena. Desde estas líneas, quedan invitados a hacerlo, porque la mejor literatura está servida para ellos. Y con recompensa, porque, al final, Manuel Mujica Lainez, Manucho  para los amigos, les zarandeará con estas palabras: “Cada uno tiene su propio Bomarzo”.

Compartir es apreciar. Gracias de parte del equipo Lecturass.
Etiquetado con: