Categoría: Nº38 / Marzo-Abril 2017

Hay algo grandioso que hermana a Wander con la nobel bielorrusa Svetlana Alexiévich, el don de la escucha y de la empatía, aunque la primera se mantiene en un absoluto anonimato, al fondo de la estancia haciendo preguntas que luego no son transcritas, dejando que las declaraciones fluyan como un monólogo, frente a la segunda, que se involucra y se suma al relato colectivo…